15 pasos para dormir mejor y tener un excelente día

Estoy seguro de que han escuchado de rutinas matinales y lo importantes que son para tu salud y éxito profesional. Sin embargo se habla muy poco de las “Rutinas Noctunas” y pueden ser todavía más importantes.

La rutinas nocturnas no son tan populares, porque apegarse a un ritmo de vida saludable no es muy sencillo, especialmente de noche después de un largo día de trabajo. Seamos honestos, todo lo que queremos hacer después de tanto trabajo es relajarnos. ¿Rutinas? No gracias.

Entiendo este sentimiento y solía pensar de la misma manera, pero después de leer un par de artículos estoy seguro que también cambiaran de parecer porque aprenderán sobre los fantásticos beneficios de una rutina nocturna. Los resultados se reflejarán en una mejor noche de sueño, una mañana más tranquila y un día con mucha energía.

¿Qué es una rutina nocturna?

Una rutina nocturna es todo lo que haces justo antes de irte a la cama. Por ejemplo, puede ser que tengas la costumbre de tomar una bebida caliente antes de dormir o tal vez te guste quedarte dormida mientras lees un buen libro.

Rutina Nocturna en la película de El Principito.

Vamos a estructurar esta rutina en sencillas etapas, la primera de ellas es:

Antes de que te llegar a casa

1

Deja de tomar cafeína después de las 4:00 PM

Tu rutina nocturna comienza mucho antes de que tu cabeza toque la almohada. Si trabajas de 9 a 5 tienes que empezar a considerar que todo lo que haces después de las 4:00 PM afecta la manera en la que dormirás.

Por ejemplo, la cafeína permanece en tu sistema hasta por seis horas. Si estas acostumbrada a tomar una taza de té en la tarde, asegúrate de que sea de hierbas, té libre de cafeína. De otra manera te sentirás ansiosa hasta las 10:00 PM o más tarde.

2

Mantén tu cuerpo hidratado

La deshidratación puede hacerte sentir errática y cansada cuando quieres estar despierta. Jamás te equivocarás al tomar agua a lo largo de la tarde.

3

Decide cuando termina el día de trabajo

Para tener una sólida rutina nocturna, debes decidir cuando dejarás el trabajo. Es fácil perder la sensación del tiempo y quedarse hasta tarde. Establece un tiempo en el que cortarás de tajo la revisión de e-mails y las llamadas telefónicas referentes al trabajo.

Si no pones límites será difícil que disfrutes de la vida y de una buena noche de sueño.

Después de trabajar

4

Evita el alcohol

Si planeas salir con tus amigos, ten conciencia de tu ingesta de alcohol. El alcohol te hace sentir soñolienta, pero el sueño que te provoca no te permitirá descansar. Evítalo de ser posible y deja de consumirlo por lo menos dos horas antes de acostarte.

5

Ten una cena saludable

Mide tus tiempos para cenar unas pocas horas antes de dormir. Comer demasiado o tener comidas muy condimentadas cerca de la hora de dormir puede provocar incomodidad e indigestión. Si necesitas una botana cuando estas a punto de dormir, trata de que sea ligera y saludable.

Los minutos después de cenar, son una gran oportunidad para preparar tu almuerzo del día siguiente.

6

Toma tiempo para ordenar

Estar en un ambiente organizado te ayudará a sentirte relajada y en control. Limpiar los platos y la cocina después de cenar es un absoluto SI.

7

Prepárate para el mañana

Mientras ordenas, aprovecha el tiempo para prepara la ropa que te pondrás el día siguiente. Quita los elementos que no necesitarás de tu bolsa y deja sólo que SI necesitarás. Hacer esto evitará que tu día se vaya al caño porque olvidaste algo y eliminará la posibilidad de que te fatigues mentalmente por una frustración en la mañana.

Cuando no tienes un millón de pendientes que hacer al despertar, será más fácil que concilies el sueño. Despertar no se sentirá como una pesada obligación si te preparas de antemano.

8

Date tiempo para ti misma

Tal vez te guste ver un episodio de tu serie favorita o jugar videojuegos. Pon un límite de tiempo para estas actividades. Es fácil quedarte muchas horas frente al televisor cuando pierdes noción del tiempo.

Una hora antes de dormir

9

Aléjate de las pantallas

Apaga todas las pantallas por lo menos 30 horas antes de irte a dormir. La luz azul de aparatos electrónicos interfiere con la producción de melatonina, una hormona necesaria para tener una buena noche de sueño.

Este es nuestro mayor vicio y lo debemos evitar a toda costa.

10

Lee un libro

Una mejor alternativa a meter la cara en la pantalla de tu celular es leer un buen libro. Sólo seis minutos de lectura pueden reducir la tensión provocada por el estrés y calmar tus nervios.

Trata de que sea una lectura ligera. No quieres tener pesadillas por una novela de Stephen King.

11

Reflexiona sobre el día que termina

Considera lo que si funcionó y lo que no te dejó frutos este día. Esto te ayudará a apreciar tus logros y formar una mejor mañana.

12

Planea tu agenda del día siguiente

Escribe las cosas más importantes en una libreta. Cuando llegues a trabajar, ya sabes lo que tienes pendiente.

13

Muestra gratitud

Escribe al menos una cosa por la que te sientes agradecida cada día. Integrar la gratitud a tu rutina puede ser un gran propulsor para una vida saludable y feliz.

Terminar el día con un aspecto positivo te ayudará a dormir mucho mejor.

Justo antes de dormir

14

Cuida tu higiene

Además de lavarte los dientes y la cara, toma un baño tibio o una ducha caliente, justo antes de dormir.

La temperatura corporal óptima para una buena noche de sueño oscila entre 15 y 19 grados centígrados. Tan pronto sales de la ducha, la temperatura de tu cuerpo cae rápidamente para ajustarse a la temperatura de la habitación. Esa repentino cambio es lo que provoca que nos de sueño después de bañarnos. Y es justo lo que estás buscando.

15

Acuéstate a la misma hora

Para los adultos se recomienda dormir entre 6 y 10 horas por día. Si tienes que despertarte a las 7 de la mañana, vete a la cama alrededor de las 11 PM.

Ajusta tu horario ideal según tus actividades para crear una rutina.

Tips Extras

  • Duerme con ropa de dormir, nunca te acuestes con la ropa del día.
  • Tu almohada y tu colchón deben ser cómodos, no se trata de torturarte.
  • Busca tu posición más cómoda para dormir
  • Escoge una alarma para despertar que no te traumatice.

¿Cómo mantener una rutina?

De acuerdo, no es fácil convertir estos pasos en un hábito. Pero al igual que con una dieta, el mejor consejo es empezar con poco y dar pequeños pasos hacia adelante. Después de leer estos 15 pasos ¿Cuál te parece más sencillo y que podrías realizar de inmediato? Empieza por eso.

¡Dulces sueños!