7 maneras de limpiar un sartén quemado

A todos nos ha pasado, la receta dice que dejemos la comida hervir un poco, pero te distraes por un segundo, sólo un segundo y la comida se quema y tu sartén queda hecho un desastre con comida quemada. ¿Y ahora que podemos hacer?

Una vez superada la frustración inicial de haber echado a perder una comida o peor aún, una sorpresa, es hora de limpiar nuestro accidentes. Aunque existen algunos productos populares como Carbon Off o Bon Ami que tal vez resolverían el problema, es cierto que hay alternativas mucho menos costosas y con manteriales que tenemos en nuestro hogar. Incluso tal vez encuentres que son más efectivos.

Clásico: Vinagre y bicarbonato de sodio

El vinagre es un gran limpiador multipropósito. Funciona como desinfectante, limpiador de vidrios no tóxico y podemos utilizarlo en nuestra cocina también.

  • Vierte un pequeña capa de partes iguales de agua y vinagre blanco en tu sartén.
  • Calienta el vinagre diluido en la estufa y deje que hierva.
  • Después de que hierva por un minuto, retiralo de la estufa y tira el vinagre en el lavabo o fregadero.
  • Agregue una cucharada de bicarbonato de sodio al sartén vacío (el punto aquí no es crear un volcán efervescente combinando vinagre y bicarbonato de sodio, los dos agentes químicos deben funcionar de manera independiente). El bicarbonato de sodio es abrasivo y ayudará a levantar las manchas. Use un estropajo para esparcir el bicarbonato de sodio para combatir las marcas de quemaduras restantes en el fondo del sartén.
  • Enjuaga tu sartén.

Sal y detergente

¡Otro limpiador abrasivo para probar! La sal, especialmente la sal de grano, es ideal para aliviar las marcas de quemaduras en los sartenes y es especialmente buena para desastres grasientos. Intenta emparejarlo con el detergente para platos (Dawn) y agua caliente, o frotándolo en el sartén quemado con el jugoso centro de un limón cortado.

Crema tártara

La crema tártara es un sustituto abrasivo del bicarbonato de sodio.

  • Mezcla una cucharada de ella en una taza de agua y ponla a hervir en una sartén chamuscada.
  • Permite que el agua se enfríe.
  • Frota la sartén para que vuelva a brillar.

Toallas secantes

Remoja un sartén quemado con agua y jabón, y agrega una toalla secante. Permite que se asiente durante una hora. La toalla secante (que puede sustituirse por una cucharada de suavizante de telas) aflojará la comida quemada y te dejará una sartén brillante.

Refresco

Mientras el sartén aún está caliente, vierte refresco (ya sea agua mineral o un refresco de cualquier marca) y cubre el fondo del sartén. Permite que la carbonatación del refresco suelte la suciedad quemada y luego lava el sartén.

Alka Seltzer

Este efervescente que se encuentra comúnmente en el hogar funcionará tan bien como refrescos. Agregue 1-2 tabletas al agua caliente en su sartén, y permita que se asiente para hacerle frente a las quemaduras persistentes.

Salsa de tomate – Ketchup

Si bien por sí solo puede no ser lo suficientemente ácido como para eliminar quemaduras pesadas en sartenes, la salsa ketchup (catsup) es popular para revivir ollas y sartenes opacas que lucen viejas. Cubre el área afectada con una capa delgada del condimento favorito de los niños y limpia después de 15 minutos.

Con información de DIY Network